PDF Imprimir Correo electrónico

FANAL: 158 años de producir calidad

El 2 de setiembre de 1850, mediante Decreto Ejecutivo #99 y por iniciativa del entonces Presidente de la República, don Juan Rafael Mora Porras, se dispuso concentrar y colocar en manos del Estado la destilación de alcohol etílico y producción de bebidas alcohólicas para consumo nacional, con carácter de monopolio del Estado.

Fue entonces cuando se centralizaron en unas bodegas situadas donde actualmente se encuentra el Edificio Metálico o la Escuela Buenaventura Corrales en la ciudad de San José, todos los equipos de destilación existentes en la época, hasta entonces propiedad de particulares.

Sin embargo sería en 1853, siendo jefe de Estado el mismo Juan Rafael Mora Porras, que nació una de las industrias más grandes del país, la Fábrica Nacional de Licores (FANAL), inicialmente bajo el nombre de Fábrica Nacional de Aguardientes, creada con el firme propósito de fomentar la industria cañera, defender a la población del consumo de licores perniciosos con alto contenido de impurezas y elementos tóxicos, que se comercializaban al margen de la ley, afectaban los ingresos Estatales y constituían un riesgo para la salud pública.

Los primeros equipos de destilación de FANAL estuvieron donde actualmente funciona el Centro Nacional de la Cultura CENAC en San José.

El 24 de agosto de 1856 se inauguró la planta, con la asistencia del presidente de la República, don Juan Rafael Mora Porras y el Arzobispo de San José, Anselmo Llorente La fuente.

En el decenio de 1950 se decidió reubicar la Fábrica fuera de San José a un sitio cercano a las materias primas, pero con fácil acceso a la capital. La construcción de la nueva planta de destilación en Grecia concluyó en 1981 y FANAL trasladó paulatinamente toda la operación hasta completar el proceso en 1996.

La experiencia de FANAL, basada en una larga trayectoria y avanzada tecnología, le permite a la empresa producir alcohol de primera calidad, puro e insuperable, cuya fabricación se deriva en alcohol para uso industrial, medicinal, doméstico y como materia prima en la elaboración de licores.

La preocupación de FANAL por elaborar buen licor que tenga calidad competitiva en el ámbito internacional, se inicia con una cuidadosa selección y análisis de la mezcla, con lo que se garantiza la materia prima y un alcohol superfino de insuperable pureza y primerísima calidad, que supera las especificaciones de calidad de la Norma Francesa para esa línea.

El alcohol se origina de la melaza, un subproducto de la refinación del azúcar de caña, que a la vez es uno de los principales productos del país.

Grecia, cuna de la calidad

FANAL, como usualmente se le conoce, cuenta en sus instalaciones ubicadas en Rincón de Salas, Grecia, con una maquinaria moderna y de avanzada tecnología, personal especializado y profesionales en el campo, además de un amplio laboratorio y sofisticadas plantas destiladoras y envasado de productos.

Esta planta de destilación fue inaugurada el 26 de agosto de 1981, y ha recibido el honroso mérito de ser catalogada como una de las mejores de Latinoamérica. Posteriormente, otras áreas como Confección de Licores, Envase, Bodegas, Tonelería y Oficinas, se trasladaron paulatinamente.

Un producto insuperable y una institución de gran proyección

Por 158 años FANAL se ha preocupado por ofrecer al consumidor productos de altísima calidad, pero también de contribuir con el bienestar social y económico del país.

Así, genera empleo indirecto a miles de costarricenses y extranjeros, que de una u otra manera brindan servicios complementarios a la Fábrica, como la industria de envases, etiquetas, tapas, publicidad, bares, restaurantes, licoreras, supermercados, hotelería, turismo, etc.

FANAL aporta todos sus ingresos netos al Consejo Nacional de Producción (CNP), que a la vez los traslada a importantes instituciones del Estado relacionadas con el sector agropecuario como el IDA, para el mejoramiento de asentamientos.

Además, vía impuestos, traslada fondos al Ministerio de Hacienda, al Instituto de Fomento y Asesoría Municipal para el mejoramiento de las comunidades más pobres; al Instituto Sobre alcoholismo y Fármaco dependencia y a la Municipalidad de Grecia, con quien la Fábrica como empresa comprometida con el cantón, comparte el objetivo de apoyar la generación de actividades de índole comunal.

FANAL le significa un ahorro de divisas al país, al no tener que importar alcohol.

La Fábrica Nacional de Licores es fuente de empleo para alrededor de 220 trabajadores y de sus utilidades, transfiere alrededor de 400 millones de colones cada mes, para programas de reinserción a la sociedad de ciudadanos con problemas de adicción según regulaciones de la Ley 7972.

La Fábrica Nacional de Licores es una Institución Estatal adscrita como una división al Consejo Nacional de Producción.

 

Nace Cacique

Desde su creación en 1853 la Fábrica Nacional de Licores comercializa el guaro, un aguardiente de gran pureza producto de la caña de azúcar.  Sin embargo, es a partir de 1980 que  “Cacique” se utiliza para referirse al aguardiente de los ticos.

En efecto, desde 1853 FANAL produce el guaro que vendía en estañones a través de las entonces llamadas  Agencias de Licores.  A su vez, éstas lo colocaban en bares y otros puntos de venta en recipientes que los mismos clientes aportaban.  El grado alcohólico del guaro era de 35º.

FANAL (antes Fábrica Nacional de Aguardientes) apareció para defender a la población del consumo de licores perniciosos con alto contenido de impurezas y elementos tóxicos que se producían en la clandestinidad.      Por la gran aceptación de su bebida estrella, a partir de agosto de 1980, decide comercializar el guaro en envase de vidrio de 1 litro, baja a 30 su grado alcohólico y desde entonces lo vende bajo el nombre de Guaro Cacique.   Actualmente, para complacer a todos los consumidores, Cacique se presenta además en 750 mililitros (vidrio) y pet de 365 mililitros (plástico).

FANAL produce y utiliza en sus bebidas un alcohol etílico certificado de alta pureza y garantiza  en un 100% su potabilidad, así como la del agua que se emplea en su fabricación, lo que asegura tanto la calidad del producto como su legitimidad.

El nombre Cacique responde a  la combinación de varias situaciones: 
a) una bebida alcohólica arraigada en la idiosincrasia del tico cuya materia prima principal es la caña de azúcar,
b) una excavación que realizó el Museo Nacional entre los años 1977 y 1980 en terrenos que ocupa actualmente FANAL en Grecia, en donde se descubrió el más importante asentamiento aborigen conocido hasta la fecha en el cantón de Grecia.
c) el guaro era y sigue siendo el producto líder  en la factura de FANAL  y como tal, se asoció con el nombre Cacique, que en la sociedad  indígena se refiere al líder de la tribu.

Es decir, el Guaro Cacique es desde siempre el licor de los ticos, el líder, el referente y en el siglo XXI, la bebida destilada de mayor venta en Costa Rica con sabor neutro y gran mezclabilidad.

 

 

 

 
previous
next